¿Se puede devolver un carro financiado?

La mayoría de las tiendas te permitirán devolver ropa y otros productos si te arrepientes de la compra. Sin embargo, en el caso de los autos nuevos la situación es diferente, las políticas y leyes de devolución y reembolso son bastante estrictas. Aún así, muchas personas quieren saber si se puede devolver un carro financiado.

Después de comprar el coche que tanto querías podrías pensar que está muy por encima de lo que realmente necesitas, que los pagos mensuales son muy altos o que compraste una garantía costosa. En pocas palabras, existen suficientes razones para querer devolver un automóvil que adquiriste hace muy poco tiempo. Pero ¿Puedes cancelar la compra de un carro? Es posible que puedas hacerlo pero en muchos casos no será sencillo.

¿Se puede devolver un carro financiado?

¿Se puede devolver un carro financiado?

Las respuestas a esta pregunta son «no» y «tal vez». Si compraste un automóvil usado, es posible que tengas más suerte si quieres devolverlo, pero todo depende del estado en el que vivas y de las políticas del concesionario.

La regla de enfriamiento federal

Es posible que hayas escuchado sobre la “federal cooling-off rule” o regla de enfriamiento federal que se aplica en algunas compras. Su objetivo principal es proteger a los consumidores de las tácticas de venta puerta a puerta de alta presión. No se aplica explícitamente al sector de los automóviles. Si firmaste el contrato de venta, eres propietario del carro. En este caso la ley está del lado del vendedor. Entonces, ¿se puede devolver un carro financiado ? Aquí es donde entra el «tal vez».

Sigue leyendo: ¿Qué pasa si regreso mi carro a la financiera?

¿Se puede anular la compra de un automóvil?

Esencialmente, depende del vendedor. Si bien los propietarios de negocios claramente quieren que los clientes estén satisfechos, anular la compra de un automóvil es un gran dolor de cabeza para un concesionario de automóviles. Pero hay ocasiones en las que es correcto hacerlo. Ese es el punto de vista expuesto en » Unwinding a Deal «, un artículo de una publicación del concesionario, F&I and Showroom , escrito por Marv Eleazer, director de finanzas de Langdale Ford en Valdosta, Georgia.

Dirigiéndose a otros profesionales de la venta de automóviles, Eleazer escribe: «Hay situaciones en las que debemos tragarnos nuestro orgullo y soportar la molestia de cerrar un trato». Continúa abordando varias situaciones específicas: si el automóvil no funciona según lo prometido, si el comprador ha tergiversado su puntaje crediticio y si el vendedor se ha comprometido en exceso y no ha cumplido con la oferta.

Obviamente, anular un trato es complicado, y debes acercarte cuidadosamente al vendedor para plantearle el caso. Aunque cada situación es diferente, veamos tres escenarios bastante comunes:

Remordimiento del comprador

La gran mayoría de los concesionarios de automóviles no tienen políticas por escrito que le permitan rescindir el acuerdo de compra que has firmado. Esto significa que tu único recurso es defender el caso. Puedes decir que has descubierto que no te gusta el automóvil o que estirar tu presupuesto te pondrá en una situación financiera muy difícil.

Si sientes remordimiento, puedes llamar al vendedor primero como cortesía, pero debes estar preparado para comunicarte con alguien que ocupe un puesto más alto en la administración del concesionario, como el gerente de ventas, el gerente general o el propietario.

IMPORTANTE: Anular la compra será una decisión que podrá tomar exclusivamente el proveedor.

Estafa

Si el vendedor del coche no cumplió sus promesas o sospechas que fuiste víctima de fraude, es posible que tengas un caso a defender. Pero no hagas acusaciones descabelladas e infundadas. Debes contar con cualquier documentación que te sirva para demostrar el fraude. Si crees que pagaste demasiado, consulta el precio sugerido por internet para demostrar cuál sería un rango de precio aceptable.

Recuerda que los consumidores que reclaman por el precio también tienen su cuota de culpabilidad. La preparación y la investigación son esenciales al momento de realizar una compra tan grande, y si estás a punto de cerrar un trato y crees que no tienes suficiente información para continuar, no lo hagas. Es mejor no comprar el automóvil que tratar de ganar la disputa para anular la compra después de haberla hecho.

Ley del limón

Se necesita tiempo y trabajo para establecer legalmente que un automóvil es un limón según la “Lemon Law” o ley del limón. Asegúrate de repasar las leyes del limón en tu estado para determinar si este es el curso de acción adecuado para tu caso. A veces, un comprador decide rápidamente que el automóvil está defectuoso y quiere cambiarlo por uno diferente o cancelar el trato.

En situaciones en las que hay un problema claro con un automóvil nuevo, el concesionario a menudo lo repara bajo garantía. Si no existe garantía, como ocurre con muchos autos usados, aún puedes presionar para que se arregle el auto. El incentivo del distribuidor para realizar tales reparaciones es generar confianza y atraer clientes habituales.

¿Se puede devolver un carro financiado? La perspectiva del vendedor

Debes comprender el punto de vista del vendedor o concesionario para llegar a una solución aceptable. Tal como señaló Eleazer: «No hay ningún problema que no pueda resolverse cuando la gente adopta un enfoque maduro. Los concesionarios realmente están buscando hacer negocios y hacen grandes avances para crear un entorno que promueva relaciones a largo plazo con sus clientes».

Añadió: «La mejor manera de resolver estos malentendidos es simplemente regresar al concesionario y pedir hablar con el gerente en un tono tranquilo. El drama y los gritos no impresionan. Pedir ayuda sí».

En casos de arrepentimiento del comprador, tal vez si una persona hizo una compra muy costosa para su presupuesto, el concesionario podría estar dispuesto a ofrecerle un vehículo con un precio inferior. Pero «no tienen la obligación de hacerlo ni legal ni moralmente».

¿Qué hacer si después de plantear tu caso no llegas a una solución?

Si tus quejas han sido inútiles, aún tienes otras alternativas disponibles. Obviamente, puedes contratar a un abogado y demandar al concesionario. Pero esta opción es costosa y requiere mucho tiempo. Veamos lo que podrías hacer:

Puedes registrar una queja contra el concesionario a través de agencias locales y estatales. Visita el sitio web del Departamento de Vehículos Motorizados de tu estado para saber si existe un procedimiento para presentar la queja.

La oficina del fiscal general de tu estado es otro lugar en el que puedes buscar información sobre cómo presentar una queja contra un concesionario de automóviles. La Asociación Nacional de Fiscales Generales enumera los sitios web de los fiscales generales estatales y de sus oficinas. Allí podrás encontrar información sobre las leyes y el proceso de quejas.

Otra vía es el Better Business Bureau. El mejor momento para revisar el concesionario en busca de quejas de los consumidores es antes de comprar un automóvil. Lo mismo ocurre con las calificaciones y reseñas en línea, como las publicadas en Google o Yelp. Pero después de realizada la compra, es posible que puedas conseguir que el BBB ejerza cierta presión sobre el concesionario para resolver la disputa. Aparte de eso, amenazar con darle a un distribuidor una mala calificación o revisión en línea, o en una encuesta posterior a la compra del fabricante, podría tener cierto peso.

La mejor opción: Evitar el problema

Como ya lo hemos explicado, en algunos casos se puede devolver un carro financiado.

Es posible que logres presionar a un concesionario para anular la compra de un automóvil; sin embargo, es mucho mejor evitar estas dificultades.

Si no estás familiarizado con el contrato de venta, solicita que te lo envíen por correo electrónico antes de concretar la compra. El gerente de finanzas también podría tomar una foto de la página de precios del contrato y enviarte la imagen, así tendrías la oportunidad de revisarlos detalladamente.

Puedes evitar el problema siendo un comprador preparado que conoce el precio de mercado del automóvil que desea comprar. Lee el contrato de venta con atención y revisa bien el automóvil antes de hacer tu compra.

Sigue leyendo: Cómo saber cuánto vale mi carro en el libro azul

Cómo devolver un carro financiado

Devolver un automóvil recién financiado a veces puede ser una opción efectiva si te das cuenta que no puedes hacer los pagos del préstamo. Sin embargo, debes verificar el contrato del crédito antes de hacerlo.

Estos son los pasos a seguir:

1. Lee el contrato de compra y de financiación. Este primer paso es muy importante ya que el contrato podría indicar el período de tiempo en el que se permitirá devolver el vehículo.

2. Plantea tu situación y negocia con el vendedor en caso de ser necesario

3. Devuelve el vehículo al concesionario . No olvides llevar los documentos importantes relacionados con la compra del automóvil. También debes devolver las llaves, el manual y el título.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario