La forma correcta de estacionar tu carro en una pendiente

Es evidente que cuando aparcas un coche en una colina empinada, la gravedad actúa en tu contra. Si no tomas las precauciones adecuadas, el vehículo podría rodar cuesta abajo, dañar alguna propiedad y, probablemente, herir personas. En este artículo te explicaremos la forma correcta de estacionar tu carro en una pendiente para que puedas evitar accidentes como lo que hemos mencionado.

Lo primero y más importante que debes hacer es poner el freno de mano y girar las ruedas en la dirección correcta. Si conduces un vehículo de transmisión manual, asegúrate también de dejar puesta la primera marcha o la marcha atrás. Gira las ruedas hacia el bordillo cuando aparques cuesta abajo, y aléjate del bordillo cuando aparques cuesta arriba.

A continuación te explicaremos con más detalle la forma correcta de estacionar un auto en una pendiente, continúa leyendo.

La forma correcta de estacionar tu carro en una pendiente

Sigue leyendo: Los mejores cursos de manejo online

La forma correcta de estacionar tu carro en una pendiente

A continuación encontrarás, paso a paso, la forma correcta de estacionar tu carro en una pendiente. Te daremos las indicaciones para aparcar un vehículo sincrónico y uno automático, recuerda que debes hacerlo en un área en la que sea permitido estacionar.

¿Cómo aparcar correctamente un vehículo sincrónico?

1. Aparca tu coche en paralelo al bordillo

El neumático delantero del lado del pasajero debe tocar suavemente el bordillo, y el neumático trasero del lado del pasajero no debe estar a más de 15 centímetros del bordillo.

  • Si vas a aparcar cuesta arriba, asegúrate de dejar un espacio de un coche completo detrás de tu vehículo. Necesitarás este espacio para retroceder hasta el bordillo.
  • Si vas a aparcar en una pendiente descendente, asegúrate de dejar el espacio de un coche completo delante de tu vehículo para que las ruedas puedan ir hacia delante hasta su posición.

2. Gira los neumáticos hacia el bordillo

Gira los neumáticos en dirección contraria al bordillo si estás aparcando cuesta arriba. Gíralos hacia el bordillo si estás aparcando cuesta abajo. Pon el pie en el freno, pon el coche en punto muerto y gira el volante una vuelta completa en la dirección adecuada.

  • Evita la «dirección en seco», es decir, girar las ruedas cuando el vehículo está completamente parado. Esto es fuerte para los neumáticos y para el sistema de dirección asistida.

3. Deja rodar el coche al bordillo

Primero, pon el coche en punto muerto, pero mantén el pie en el freno. Cuando estés preparado, quita el pie del freno. Deja que el coche ruede lentamente cuesta abajo hasta que sientas que la rueda delantera toca el bordillo. Tira del freno de mano para detener el coche.

  • Asegúrate de que no hay otros coches subiendo o bajando la cuesta detrás de ti. Comprueba los espejos y mira por encima del hombro.

4. Tira del freno de mano

A continuación, pon la primera marcha o la marcha atrás. Deja el vehículo en primera si vas a aparcar en una pendiente ascendente, y déjalo en marcha atrás si vas a aparcar en una pendiente descendente. Esto ayudará a evitar que el coche ruede, pon la transmisión en la dirección opuesta a la que el coche rodaría si el freno de emergencia falla.

Sigue leyendo: ¿Cuántos puntos tengo en mi licencia de conducir?

¿Cómo aparcar correctamente un vehículo automático?

1. Aparca tu coche en paralelo al bordillo

Si aparcas cuesta arriba, asegúrate de dejar el espacio de un coche completo detrás de tu vehículo para que puedas retroceder hasta el bordillo. Si aparcas en una pendiente descendente, debes dejar el espacio de un coche completo delante de tu vehículo para que las ruedas puedan desplazarse hacia delante hasta su posición.

2. Gira las ruedas hacia el bordillo

Gira las ruedas en dirección contraria a la acera si estás aparcando cuesta arriba. Gira las ruedas hacia el bordillo si estás aparcando cuesta abajo. Pon el pie en el freno, pon el coche en punto muerto y gira el volante una vuelta completa en la dirección adecuada.

  • Si no hay bordillo, gira las ruedas delanteras hacia el borde de la carretera, independientemente de si estás aparcando cuesta arriba o cuesta abajo. De este modo, tu coche rodará hacia la tierra o la hierba que hay junto a la carretera, y no hacia la trayectoria del tráfico que se aproxima.
  • Evita la «dirección en seco», es decir, girar las ruedas cuando el vehículo está completamente parado. Esto ejerce mucha presión sobre los neumáticos y el sistema de dirección asistida.

3. Deja rodar el coche hacia el bordillo

Cuando estés listo, quita el pie del freno. Deja que el coche ruede lentamente cuesta abajo hasta que sientas que la rueda delantera girada toca el bordillo. Pisa el freno y aparca el coche.

  • Asegúrate de que no hay otros coches subiendo o bajando la cuesta detrás de ti. Comprueba los retrovisores y mira por encima del hombro.

4. Deja el coche

Asegúrate de que el vehículo esté en la marcha de aparcado. Pon el freno de mano antes de salir del vehículo.

Sigue leyendo:

¡Comparte nuestro artículo!


Artículos relacionados:

Deja un comentario